de osos, tortugas y grupos de whasap



sábado 3 de marzo, 3:01 de la tarde (y no almorcé todavía)

pibita,
te escribo hoy con la culpa de tener que haberte escrito antes. antes (que no es un antes tan lejano, igual) me daban ganas de escribir a todas horas, de contarte cosas, de leer. ahora eso se aplacó, se ve que ir comenzando con mi vida (mi vida de civil, la de ir a laburar, escribir la tesis, ir al gimnasio, empezar inglés, esas cosas que a uno le hace la vida) me aleja un poco de la escritura. siempre tuve problemas para identificar el deseo (siempre me fue más fácil con la obligación, lo que debo... no tengo que pensar demasiado, solo lo hago) y pensé que identificar que necesitaba escribir, que me hacía bien, era un paso adelante, ahora veo que si no trabajo en eso, si no le doy el tiempo necesario el deseo se desdibuja, no es que siempre está. inés dice que el deseo es lo que te permite seguir viviendo y que buscar el deseo es buscar la vida. te sorprendería lo difícil que se me hace a veces.

igual no se si tengo miedo. ¿vos tenés miedo? para mi el cáncer es más bien el fin de esto que es la vida, el fin último. algunas personas se mueren de un ataque al corazón, y mi mamá opinaba que eso era peor, aunque para mi viejo era mejor. mi mamá decía que que un ataque te fulmine es muy triste para los que quedan esperándote. para aquellos para los que eras una constante que de pronto desaparece. para mi papá es mejor porque no te enterás de nada. calculo que son actitudes diferentes ante la vida. yo creo que prefiero morirme de a poco y poder despedirme reconciliada con todo aquello que quiero. te da tiempo a decir cosas que tal vez hasta ese momento no dijiste, o a hacerlas. cuando mi vieja se murió siempre esperé que me hubiese dejado una carta, o algo, diciéndome cosas para mi vida futura. pero no me dejó nada (bhá, me dejó mucho, pero no para que yo la leyese cuando ya no estuviese) y pensaba que mi vieja era práctica, no pensaba en trascender. solo quería que fuese lo menos traumático posible, por eso no se quejaba, no lloraba, quería que yo siguiese haciendo mi vida. y yo le hice caso, siempre. porque pensé que si ignoraba la posibilidad de su muerte, como hacía ella, si no hablábamos de eso, no pasaría. pero pasó. porque la muerte es algo que te pasa, eventualmente. pero con mi mamá nunca nada fue traumático, es mas traumática la vida con mi padre que la muerte con mi madre. hay gente que sabe cosas, ya viene con eso. y otras que no aprenden nunca. no creo ser de los primeros, pero espero poder no convertirme en los segundos. por eso hago terapia, creo. y le pregunto a las estrellas. y me río.

tenemos que hacer un curso de manualidades juntas. invitame. no se si bordado, pero... ¿dibujo?, ¿origami?, ¿encuadernación?. elegí uno y te acompaño. vas a poder reirte de el grado de inhabilidad extremo que tengo. la vas a pasar bien.
me hace acordar a algo que me quedó grabado cuando era chiquita e iba al jardín. la maestra le pide a las madres que le hagan a sus hijos un animal con algún material, para dárselos en un día especial (no se cuál era). no se por qué en mi caso la actividad la hizo mi padre (puedo intentar adivinar: mi mamá odiaba hacer manualidades). me hizo una tortuga. tenía un sombrero bombin y las extremidades se movían agarradas con esos clips dorados de dos patitas. le había puesto como unos hilos debajo del sombrero como si fueran pelos y lo había pintado con marcadores. los ojos estaban dibujado con trazos de boceto. me acuerdo que ante los animales de mis compañeros (ositos, conejitos, patitos) hechos con goma eva, cartulina, brillantina y habilidades de madres maestras jardineras el mío me pareció totalmente diferente y, por lo tanto, horrible. porque cuando uno es chico percibe así la diferencia, calculo. miré mi tortuga (hecha con mucho amor por mi papá, no me cabe ninguna duda) y me puse a llorar desesperada. salí del jardín llorando, y me esperaba mi viejo. no recuerdo su reacción a mi desilusión, pero me imagino que debió ser horrible para él. pienso que tal vez de ese equivoco inicial, de esa disparidad de expectativas, esta hecha nuestra relación.

me anoté lo de la palabra japonesa umami, vos sabés que ya lo sabía y me lo había olvidado por completo (siempre me olvido todo). cuando me contaste del quinto paladar, sabroso, recordé que lo sabía. recordar que ya sabías algo que te habías olvidado es una sensación rara (hay cierta alegría de reconocer en conjunción con cierta nostalgia melancólica que tiñe todo lo que implica olvidar). voy a ver si lo consigo para leerlo. y pensaba en el tema de los proyectos, tuve una pelea hace un tiempo con una amiga madrynense que opinaba que el problema con mi pareja era que yo no tenía proyectos con él. yo le pregunté que sería, en todo caso, un proyecto con el otro. ¿convivir, comprarse un auto o casa, casarse, tener un hijo? esos no son proyectos con el otro, le dije, eso es lo que socialmente se supone que tenés que hacer con tu pareja. es un mandato impuesto. ella se enojó, calculo que porque sintió que estaba atacando su forma de proyectar su vida. 
me gusta la definición del personaje de umami, que un proyecto tiene que ser algo de uno, y se determina más que por su concreción o éxito, por los constantes estancamientos y el trabajo para sacarlo de ahí. y la felicidad de, pese a todo, haberlo llevado a término. es difícil compartir eso con alguien, hay que estar demasiado conectados, tener objetivos cercanos, me parece. prefiero pensar el estar con el otro más como una cosa que te va pasando. a veces es una mierda, a veces no. a veces, las menos, es maravilloso. pero querer ponerle una estructura encima me parece que tarde o temprano lo termina haciendo mierda del todo.

vi la omisión de la familia coleman, me gustó mucho. vayamos al teatro. (estoy un poco needy, perdón). yo hacia teatro, era buena. después lo dejé porque la gente se amaba mucho (creo que en general la gente se ama mucho, al final no es solo problema de los escritores).

no suelo acordarme de los sueños. tengo una libretita en la mesa de luz que está específicamente diseñada para escribir sueños (es de la misma chica que hace los cuadernos). en general no me los acuerdo pese a mi interés en que si. hay uno que se repite y el único que recuerdo, es el mismo sueño con diferentes escenarios, la clave es que yo espero que mi mamá, que está viva, me hable, me escriba, se ocupe de mi. pero ella no me llama, no se interesa. y entonces en algún momento estoy frente a ella y se lo reclamo y ella pone excusas tontas y no me da bola. inés dice que estoy llegando al fin del duelo, y que mi mamá no responde porque en realidad está muerta. sería una transición que tiene que terminar de hacer mi inconciente. (un poco lento. mi inconciente, digo, ya pasaron diez años...)

me quedé pensando en el tema de la adicción y pensaba que que terrible, lu. puedo hacerme una idea lejana del dolor que implica el ver a alguien muy querido destruirse y la frustración de sentir que por más que dejes todo tu amor ahí no alcance para que eso termine. creo que hay gente a la que la vida le duele mas que a otras y que no puede soportarlo. pero que la presencia de alguien cercano que late en sinfonía, por más de que no lo salve, lo acompaña. y acompañar a alguien es enorme. la mayoría no puede. es hermoso que puedas.

yo no estoy leyendo nada porque suspendí mi vida al retomar mi vida, como te decía antes. bha, si, estoy leyendo ¨el oso, historia de un rey destronado¨, es un trabajo de un historiador francés que se pregunta cómo el oso pasó de ser el animal mas fuerte y temido por todas las sociedades occidentales a ser el complemento de todos los niños al irse a dormir, el osito de peluche. lo había empezado el año pasado y lo abandoné porque los primeros capítulos sobre la antigüedad me parecieron poco verosímiles (como todo lo que sea historia antigua, con dos huesitos y una marca en la pared te detallan cómo se construyó toda una civilización, es un toque sospechoso). ahora lo retomé y llegué a la época medieval y se puso mejor. yo no sabía, pero al parecer usan su mano izquierda como ¨maza¨ para noquear a sus presas. otra forma que tienen de matar es abrazarlas hasta asfixiarlos (no se por qué me hizo acordar a mi abuela dora). te cuenta relatos germánicos de ritos de paso a la vida adulta, por ejemplo jóvenes guerreros que tenían que enfrentarse a osos y si sobrevivían (no creo que fueran muchos) demostraban que podían ser reyes y sellar los destinos de las comunidades. miticamente el rey arturo había vencido a un oso en su juventud. es en esta época que la iglesia comienza una disputa con el oso al que veía como impulsor del paganismo y precursor de la violencia de estos caballeros (comían su carne y bebían su sangre, era una especie de ritual para adquirir su fuerza totémica y bestial). pero es denso, voy leyendo de a poquito. 

en otro orden de cosas, quiero dejar asentado que me pone un toque triste que no te interese hablar de que luli salazar volvió con redrado o de por qué sonríe tanto pampita. siento que tengo que esforzarme por pensar cosas elevadas y no se si soy muy buena en eso, estoy haciendo estoy haciendo un trabajo duro en nuestras cartas. espero ir bien. ahora estoy reviendo el tema suar-araceli que me parece que tiene aristas interesantísimas para pensar. avísame si te dan ganas, tengo toda una teoría al respecto (me estuve documentando por youtube)

estuve pensando en que para hacer nuestro blog mas conocido y llenarnos de plata (mi fin último es no tener que laburar más, no se cuál sea el tuyo) en hacerlo mas interactivo y plantear consignas, que la gente se cope y así que nos descubra alguien y pum. asique te pregunto, ¿qué habilidad especial tenés que te da particularmente mucho orgullo? no me vengas con pajereadas del estilo de soy buena amiga o escribo poemas al atardecer. algo que sea realmente distintivo. en mi caso, una de mis habilidades mas increíbles (y menos reconocidas por la gente que me rodea, debo decirlo) es que pongo excelentes nombres a los grupos de whasap. te hago una lista, a vos que te gustan, para que lamentes no compartir ningún grupo conmigo:
las intensas (este es de un grupo de amigas)
- campesinas de la gleba (un grupo de ayudantes de 1era dónde somos ad honorem)
- los tres chanchitos (los gordos de mi padre, mi hermana y yo)
- soviet supremo (la mesa chica de mi grupo de la facu)
- especialistas en cosas (un grupo en el cual inicialmente eramos tres amigas y una se fue - porque me odia ahora - y quedamos con pau. antes se llamaba las sorayas)
- la resistencia (un grupo de kirchneristas trasnochados)


bueno, creo que me fui a la mierda en la extensión. se que esta es la era de la brevedad pero sabés que no puedo seguir consignas, soy despareja, me paso la vida perjudicándome.


te dejo un beso.


bel.
pd. instagram es lo peor. no sirve para nada. es gente mostrando su felicidad impostada al mundo, dale, si la estuvieras pasando tan bien ni te acordás de sacar una foto hermana, correte. pero lo que mas me molesta de esa red social (lo que más más) es esa cosa pedorra, ese instante, ese micro segundo en el cual cuando ves la felicidad del otro te sentís mal por no estar siendo igual de feliz. que red social del orto, por favor. -



Comentarios

  1. es que quizás deberíamos diferenciar la escritura como proceso creativo (que podríamos llamar d arte forzado), de la escritura como exorcismo, como un proceso de catarsis (ahí puede salir el arte o no).
    la primera es impuesta (y podría llegar a ser genuina), la segunda necesaria (y ahí lo maravilloso es aleatorio).
    para llenarse de plata hay que apuntar al mercado. ser el mejor en un producto de masas, o ser el único en un nicho acotado. otro tema difícil.
    lo que no podés hacer es mezclar las dos escrituras. como hizo isabel allende con paula, y convirtió un exorcismo personal en un producto de masas,
    obsceno hasta el mal gusto, por muy sentido que sea.

    un tipo práctico, tu padre, yo opino lo mismo de la muerte. pero guardo conmigo un montón de cosas de los que ya no están. y a veces duele aunque hayan pasado muchos años. sobre todo cuando querés compartir algo con ellos.

    en cuanto a la tortuguita, y qué?
    hubiera sido un buen momento para leer contigo el cuento "yo soy yo"
    si no lo conocés, buscalo, es maravilloso.
    simple y maravilloso

    abrazo
    f

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo busqué pero no encontré nada, ¿que es el yo soy yo?
      nunca me gustó nada de lo que escribió allende. vos decís que no la pegamos ni en pedo entonces?

      Eliminar
    2. https://myslide.es/documents/yo-soy-yo-mira-lobe.html

      Eliminar
  2. tengo mi blog por eso creo, para que me lean cuando me muera... principalmente mis dos hijas...

    y tengo instagram también y me muestro artista y feliz... jódanse ja.... saludos....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

ajam ajam